Experiencias y más,  Historias,  Home

¡Feliz cumpleaños hijo mío!

Cartas de Papá y Mamá
cumpleaños
Nuestro primer día juntos
Carta de Papá:

Todos y todas hemos vivido situaciones que han modificado, de un modo u otro, nuestra forma de pensar, de sentir y, en definitiva, nuestra forma de vivir. Cuando viví la muerte de mi abuelo paterno, que fue la primera que experimenté, mi forma de percibir lo que pasaba a mi alrededor cambió. Me volví más sensible y, durante bastante tiempo, sentía estar inmerso en un mundo completamente diferente al que conocía, sombrío. Mi corazón se había roto de verdad y nada era igual que antes.

El nacimiento de un hijo, a pesar de situarse en un lado completamente opuesto, también te cambia la vida, pero esta vez el corazón se ilumina, se reconstruye y comienza a albergar tantísimo que pareciera imposible. La vida nos ofrece lo peor y lo mejor. Una nueva muerte en un extremo, una nueva vida en el otro. Sin embargo, la nueva vida ofrece algo más: cuando te das cuenta de lo increíble que tu corazón puede llegar a ser, cuando te das cuenta de que puedes amar a alguien más que a ti mismo. Eso me ocurrió hace un año y estaré infinitamente agradecido ¡Te quiero hijo! 

Carta de Mamá:

Lo recuerdo aún como si hubiera sido ayer. Te esperábamos para el día 17 de septiembre, pero nos aplicaste la frase de todo lo bueno se hace esperar, porque estuvimos cuatro días extra en el hospital esperando por tu llegada. Cuando finalmente naciste, besé y toqué tu pequeña mejilla, tu manita y al sentir tu piel tan suave y tibia, entendí porqué no tenías ganas de salir…. estabas de lo más cómodo.

Y fue entonces cuando nuestras vidas dieron un giro de 180º…. pasamos de ser Juan Pablo y Teresita a ser papá y mamá. No es verdad que el amor se comparte, más bien pienso que el corazón se nos hizo mucho más grande para que pueda caber todo el amor que sentimos por ti. Una clase de amor distinto, el de querer protegerte, cuidarte y hacerte feliz siempre, el de pensar en tu bienestar antes que el nuestro, formando nuestra pequeña familia donde nos cuidamos los unos a los otros. Tus alegrías y tu dolor se volvieron nuestros, porque reímos y lloramos contigo. Porque a pesar de que hemos dormido pocas horas, nos alegras las mañanas cuando sonríes al despertarte; ahora que estás un poquito más grande, te sientas, te echas encima de nosotros, nos das besitos y nos hablas, yo creo que nos estás contando los bonitos sueños que tuviste.

Y como no me quiero extender demasiado porque al estar escribiendo se me forma un nudo en la garganta, solo quiero decirte: ¡Gracias por permitirme ser tu mamá!

Me llamo Teresita y mi esposo Juan Pablo. Somos padres primerizos de nuestro pequeño Torbellino que nació en septiembre de 2017. Ahora también soy Blogger debutante.

12 Comentarios

Comenta tus impresiones, son importantes para nosotros y siempre serán bienvenidos

A %d blogueros les gusta esto: