Lalio Post

Aprendiendo a ser padres. No juzgamos ni criticamos, sólo compartimos

El Día de Muertos, una tradición mexicana muy especial

 Día de Muertos

¿Qué es El Día de Muertos?

Los orígenes de la tradición de “El Día de Muertos” son anteriores a la llegada de los españoles. La forma de entender la muerte era muy distinta a la que se tiene en la religión católica.

Tras la conquista, comienza la divulgación del cristianismo o evangelización. Sin embargo, muchas de las costumbres que tenían los indígenas estaban fuertemente arraigadas, por lo que tuvieron que fusionarse muchas costumbres prehispánicas y católicas, dando lugar a un catolicismo muy propio. De esta forma se celebra el Día de Muertos tal y como lo conocemos hoy en día.

El Altar de Muertos

Es un elemento fundamental en la celebración de El Día de Muertos. Según la tradición, los espíritus de los difuntos regresan del Mundo de los Muertos para convivir con sus familiares durante un día. En el altar se colocan ofrendas para invitar y agasajar a los difuntos. De los elementos principales mencionaremos:

  • Agua: Es muy importante. Entre sus significados, sirve para mitigar la sed después de su largo viaje desde el mundo de los muertos. Además, se coloca para que se puedan lavar las manos porque vamos, están invitados a comer.
  • Fotografías o imágenes de los difuntos.
  • Flores: las representativas son cempasúchil, que por su aroma sirve de guía a los espíritus en este mundo.
  • Papel picado: significa la alegría festiva de El Día de Muertos y el viento.
  • Velas, veladoras y cirios: son la luz que sirve como guía para llegar al altar.
  • Calaveritas de azúcar, amaranto. Distribuidas en el altar, son la alusión a la muerte, que siempre está presente. Te podría interesar hacer unas Galletas de Calavera.
  • Pan de muerto: es una alusión a la eucaristía y fue agregado por los españoles. Los típicos son redondos, adornados con formas de huesos dibujando una cruz y espolvoreados con azúcar.
  • Una cruz: colocada en la parte superior del altar, es un símbolo introducido por los evangelizadores españoles con el fin de incorporar el catolicismo a una tradición tan arraigada entre los indígenas como la veneración de los muertos.
  • Objetos personales, comida y bebida, los favoritos de los difuntos, porque este día la fiesta es para ellos.

¿Qué es para mí?

Mis padres me enseñaron que a las personas les debemos demostrar lo mucho que los queremos en vida, cuando ya no están con nosotros no sirve de nada llevarles flores. Pero de las tradiciones mexicanas, esta es sin lugar a dudas mi favorita porque me trae muchos recuerdos.

Desde que tengo memoria, recuerdo que en la casa de mis abuelos maternos ponían una mesa con flores, un cuadro de un niño “Mi tío Jorgito”, las fotografías de la madre de mi abuela y del padre de mi abuelo. Algunas velas, flores, mandarinas, cacahuates y pan de muerto. Algunas veces veíamos a mi abuelo llevándose un pedazo de pan y bromeando le decíamos que “asaltaba el altar”, a lo que él contestaba sonriendo que no era así, que lo que sucedió fue que al pasar por la mesa, su padre le había hablado y le dijo que estaba muy cansado, que tomara un poco de pan porque iba a ser un día pesado.

El 2 de noviembre íbamos a 2 panteones: el de la 21 de marzo, donde está mi abuelo paterno y el otro panteón “el Civil”. Pasábamos el día con mis abuelos, algunos tíos, primos y también coincidíamos con los señores que iban a visitar las tumbas de ambos lados de la tumba que íbamos a visitar. Para mí era un día de fiesta, ver el panteón con tanta gente y tantas flores y música. Nos íbamos a casa cuando empezaba a oscurecer.

Cuando fui un poco más mayor, supe que mi tío Jorgito fue un hermano de mi madre que falleció siendo un niño muy pequeño. Mis abuelos hicieron para él una hermosa tumba con un angelito y siempre le llevaban flores. La única fotografía que tenían de él, no se le ve la cara porque se le había cubierto con un bracito porque le daba el sol de frente. Mis abuelos contrataron un pintor y con la descripción que mis abuelos hicieron: tiene los ojos como mi hija, el pelo rubio como mi hijo, la nariz así, fue así que tuvieron en casa una imagen de él.

Algunos años después, cuando fallecieron el mismo año mis abuelas paterna y materna, el día de los muertos tuvo otro sentido. Ya conocía a las personas a las que íbamos a visitar en el cementerio, las había conocido, abrazado y estado con ellas. Empezamos entonces a llevar flores para mis abuelas. Nueve años después falleció mi abuelo materno, el último abuelo que tenía. Desde entonces, él también recibe flores el Día de Muertos.

A mi marido le gusta esta tradición y ponemos las fotos de nuestros abuelos y de su perrito “Koki” que se murió en el 2016 (con 16 años). Este año añadimos la fotografía de su abuela materna, que falleció hace unos meses. También dedicamos este día a ella.

A nuestra manera hicimos nuestro altar. Pusimos flores, velas, bebidas y algunas cosas de comer que les gustaban a ellos. No creo en que ellos van a venir a visitarnos por un día, por mucho que me gustaría. Pero es nuestra forma de decirles:

Los queremos, los echamos de menos, muchos besos hasta el cielo.

¡Feliz Día de Muertos!

2 comments on “El Día de Muertos, una tradición mexicana muy especial

  1. Como ya le dije a una compañera globera, el día de Muertos vuestro es mucho más alegre, más bonito, más dulce que le nuestro. Me gusta mucho, muchísimo vuestras tradiciones, y yo lo conocí gracias a Coco, la película. Gracias por acercarnos un rinconcito de vuestra casa y tradiciones. Besotes

    1. A mi también me gustó mucho Coco por representaron esta tradición como lo que es. En otras películas no se tomaron la molestia de investigar un poquito sobre el tema y pusieron esta tradición que es como un culto a la muerte cuando no es así.

      Ahora me gusta más esta película porque es de las favoritas de mi hijo.

      Muchas gracias por tu comentario Violeta. Un beso muy grande

Comenta tus impresiones, son importantes para nosotros y siempre serán bienvenidos

A %d blogueros les gusta esto: