Home

Crochet: todo lo que necesitas saber

El primer post de este año, nos hace mucha ilusión ya que es una nueva sección en nuestro blog Lalio Post. Esta sección titulada Crochet, todo lo que necesitas saber, tiene como objetivo ser una guía inicial para los que quieran aprender esta actividad. Aclaro que no soy una crochetera experta pero con gusto compartiré lo que sé y lo que vaya aprendiendo. En este post, escribo los puntos clave que yo misma buscaría a la hora de aprender a tejer.

¿Qué es el crochet?

La palabra crochet proviene del francés antiguo, es diminutivo de croche, que proviene a su vez del alemán croc, que significa gancho. También la conocen con este nombre los belgas, franceses e italianos. 

El crochet o ganchillo es una técnica para tejer labores que van desde complementos o ropa hasta manteles, edredones, muñecos y todo lo que nuestra imaginación nos deje hacer. Para ello se utiliza una aguja corta específica, llamada ganchillo, gancho, aguja de ganchillo ó aguja de crochet. Éste puede ser de aluminio, plástico, madera…y los hay hasta de lujo.

Orígenes del crochet

Las técnicas manuales como bordados y tejidos pueden rastrearse de mucho tiempo atrás gracias a descubrimientos arqueológicos, representaciones pictóricas y escritos. Sin embargo, el origen del crochet, tal y como lo conocemos hoy en día, es muy incierto. Aunque existen diversas teorías sobre sus orígenes, las investigaciones sugieren que proviene de los trabajos de costura chinos, una forma muy antigua de bordado conocida en Turquía, India, Persia y en el norte de África, y que llegó a Europa en los 1700’s, refiriéndose a ella como tambouring, del francés tambour (tambor). 

A finales del siglo XVIII el tambour evolucionó hacia lo que los franceses llamaron “crochet en el aire” y comenzó a popularizarse en Europa a principios del siglo XIX. 

Los primeros patrones publicados (en la imagen de abajo) aparecieron en la revista Penélope, en el año de 1824.

Primer patrón de crochet publicado en la revista Penélope.

Mademoiselle Riego de la Branchardiere, quien además de sus grandes habilidades con el crochet, convirtió sus diseños en patrones y publicó varios libros de patrones para que otras personas pudieran copiar y reproducir sus diseños. Además, Mademoiselle Riego, proclamó ser la inventora del “encaje-crochet”, hoy en día llamado Crochet irlandés, hacia el año de 1842, siendo ésta última una actividad económica que fue el sustento de algunos pueblos de Irlanda. 

Primeros materiales utilizados

Actualmente hay un sinfín de materiales que podemos utilizar y que han ido evolucionado con el paso del tiempo. Para tejer se utilizaba desde cabello, pastos, cañas, pieles y tendones de animales, cáñamo, lino, lana, hilos de oro, plata y cobre, seda, hilos de algodón, lana, cuerda, etc. 

En cuanto a los ganchillos, antes se usaba todo lo que se pudiera utilizar con las manos: desde ganchillos de metal y madera a huesos de pescado, huesos de animales, cuernos, cucharas viejas, dientes de peinetas o peines viejos, latón, madre perla, marfil, cobre, acero, volcanita, ebonita, plata y ágata. ¿Se imaginan? Yo desde luego que no.

Materiales y herramientas necesarios para crochet

El material y las herramientas que consideramos básicos para comenzar a tejer son:

1. Estambre o lana. 

Sin duda es lo más importante puesto que esto es el objetivo de nuestra labor. Explicaré este punto en detalle un poco más adelante.

2. Ganchillos. 

Hay de distintos tamaños y materiales pero no es necesario que los tengas todos a la vez ya que es posible que no vayas a necesitar más de un par. Lo que yo recomendaría es irlos comprando a medida que los vayas necesitando.

3. Marcadores de puntos. 

Como su nombre indica, sirven para ponerlos en los sitios necesarios como: el primer punto de la labor tejiendo en redondo, así sabrás dónde terminarlos. Si tejes en filas, puedes marcar el primer y el último punto de la labor y así sabrás siempre dónde comenzar y terminar las filas.

Los marcadores de puntos sin duda salvaron mi tranquilidad mental. Hasta hace poco no sabía que existían y tejía sin ellos. Mi abuela tejía sin marcadores también, pero la diferencia es que a ella sí le quedaban los tejidos y yo tuve que deshacer varias labores porque no me quedaban igual de un lado y otro. Como dije anteriormente, no soy crochetera experta y a mí me sirven de mucho. Así que recomiendo al 100% comprarlos.

4. Tijeras

No necesitan ser de gran calidad ya que sólamente las necesitarás para cortar hebras.

5. Aguja lanera

Ésta es a gusto de la persona. Yo la utilizo mayormente para unir un tejido con otro o bien, para esconder las hebras sobrantes en las labores, esto se puede hacer también utilizando el mismo ganchillo.

6. Cinta métrica

Muchos patrones te los indican en número de puntos. Sin embargo, otros te los indican en centímetros, es decir, tejes tantas filas hasta que tengas x cm de alto o bien, tejes una cadena de x centímetros. 

¿Qué tipos de lanas (estambres) hay?

Lanas para crochet

Las hay de distintos materiales, grosores, texturas y hay infinidad de colores a elegir. Si vas a la tienda o mercería, fácilmente te puedes perder viendo y olvidar qué color querías. A mí me pasa a menudo, que voy a la tienda y termino llevando más de lo que tenía pensado en un principio.

La manera más general para dividir las lanas es de acuerdo a los colores, al material y al grosor con que están hechas. Se dividen en:

Lanas de primavera/verano

Lanas de otoño/invierno

Pero podemos ir clasificando las lanas también de acuerdo a: 

El material: esto es la composición de la que está hecha la lana. Mencionaré algunas de ellas:

  1. Lanas de origen vegetal: algodón, lino y bambú son los más utilizados.
  2. Lanas de origen animal: lana de oveja, lana merino, alpaca, angora, cashmere, seda.
  3. Sintéticas: acrílico, poliéster, poliamida, nylon, etc.

También puedes encontrar lanas que tengan una combinación entre fibras sintéticas y naturales. 

Al uso: en el mercado te puedes encontrar lanas especiales para ropa de bebé, lana para jerseys, lanas para calcetines, lanas para tejer amigurumis (generalmente se hacen de algodón o lana), lanas para tejer cojines, alfombras, trapillo, etc..

Grosor de la lana: en inglés existe una amplia gama para clasificar las lanas de acuerdo al grosor, enlace aquí. En español clasificamos el hilo de acuerdo a fino, medio o grueso y generalmente utilizamos el sistema métrico para indicar los milímetros de grosor de la lana.

Lanas de distinto grosor

Viendo toda esta clasificación viene la gran pregunta:

¿Cómo elegir la lana para mis proyectos?

Generalmente, cuando buscas o compras un patrón muchos ya vienen con el tipo de lana y cantidad (en gramos) para tejer dicho patrón, así como el tamaño de ganchillo a utilizar. Como mencioné en el punto anterior, muchas de las lanas vienen marcadas con el uso que les vayas a dar: lana para bebé, lana para calcetines, etc.

Sin embargo, lo que yo recomendaría (lo que yo hago), es primeramente:  

Definir mi proyecto

¿Qué voy a hacer, un gorro para mi hijo, unos calcetines, un chal, un cojín decorativo, un mantel para mi casa?

Si quiero tejer una prenda de invierno, ya sea una bufanda o un gorro, elegiría un material que abrigue. Si es un chal para el verano elegiría un material más fino y fresco.

Posteriormente voy directamente a la tienda, donde veo y toco los materiales. Puede ser que unos materiales te gusten más que otros. En algunas tiendas tienen muestrarios para que los clientes vean cómo es la caída de la lana y en función de eso elegir el material. 

Para mí lo importante es que el material sea suave y que no suelte pelitos.

Debido a que mi hijo padeció un problema de Dermatitis, descrito en nuestro post Dermatitis, nuestra experiencia, la alergóloga fue tajante: ❌prohibida la lana❌. Utiliza sólo prendas de algodón y nada de tejidos sintéticos. Para mí eso es ley y por esta razón utilizo la lana de algodón 100%. 

Las ventajas que tiene la lana de algodón son que es un tejido muy suave y que no suelta pelitos (mis requisitos básicos). Los colores son muy bonitos y, importante, al lavarlos no se destiñen. Las desventajas de la lana de algodón son que no es muy gruesa y que tengo que utilizar un ganchillo pequeño la mayoría de las veces. Además, si quiero tejer un gorro o unos calcetines, los tengo que tejer grandes ya, que por lo general, este material no se estira mucho.

Así pues, la respuesta a esta pregunta es demasiado amplia. 

Como tip importante añadiría comprar desde un inicio toda la lana que vayamos a necesitar. Inclusive, agregaría comprar una bola de lana extra. Algunas veces pasa que lo que compraste no es suficiente, vuelves a la tienda y ya no encuentras el color. Ahora bien, existe la posibilidad de comprar online pero con el inconveniente de que tarda algunos días en llegar el pedido. Yo sigo prefiriendo comprar todo el material desde el inicio.

¿Qué ganchillo debo utilizar?

Por lo general, el fabricante pone el tamaño de aguja o ganchillo a utilizar. A continuación, muestro algunos ejemplos de cómo buscar el número de ganchillo en 3 distintas marcas de lana.

lana1

Puntos básicos de Crochet

En esta tabla, hago un resumen de los puntos que considero como los principales para empezar a tejer a crochet. Todos los demás puntos, como son: punto piña, punto puff, palomitas, punto cangrego, punto cruzado, etc.,, son una combinación de los puntos básicos o bien, sabiendo los puntos básicos es más fácil que te aprendas los movimientos para poder hacer los puntos más avanzados.

Puntos básicos de crochet

¿Cómo aprender a hacer crochet?

Este apartado del blog está dedicado a las personas que quieran aprender crochet desde cero. Con videos donde explicamos paso a paso la forma de hacer los puntos básicos.

Nudo deslizado, cadenas (chain) y punto bajo o medio punto (single crochet)

Media vareta (half double crochet) y Vareta o punto alto (double crochet)

Vareta Doble o Punto Alto Doble (Treble Crochet) y Vareta Triple o Punto Alto Triple (Double treble crochet)

Punto deslizado (slip stitch)

Ideas originales en crochet

A continuación les muestro un recopilatorio de los trabajos a crochet que hemos publicado en el blog. ¿Qué les parecen?

Esperamos que hayan disfrutado de este post y sobre todo haber inspirado a algunas/os para comenzar a tejer a crochet ¿se animan?

Referencias:

Historia del Crochet, por Ruthie Marks, History of crochet.

Ganchillo, wikipedia

The Craft Yarn Council’s website: enlace

15 Comentarios

  • Violeta Jimenez

    OOohhh, que cosas tan interesantes contáis. El caso es que cuando chica mi abuela me enseñó a hacer bufandas pero con las dos agujas. Luego lo he visto hacer con ganchillo y me ha dejado muerta porque parece más difícil. Eso sí, los ejemplos que has puesto son monísimos.
    Estaré pendiente a vuestras nuevas entradas.
    Besotes

    • Lalio Post

      ¡Eres de lo más linda, Violeta! En mi caso mi abuela me enseñó lo básico de crochet hace muuuuuchos años pero nunca hice ningún gorro ni nada, sólo me entretenía haciendo largas cadenitas jajaja. Gracias nuevamente por pasarte por nuestro blog, siempre leemos tus comentarios con mucha ilusión. Muchos besos

  • Madredetres

    Ains me estás dando muchas ganas de volver a tejer, encima el crochet me gusta más que las dos agujas. Te ha quedado un post súper bien explicado! Y mira que tengo un sinfín de material para ponerme a ello y no tengo tiempo.
    Un besazo!

    • Lalio Post

      Yo también prefiero el crochet a las dos agujas … y sí, encontrar tiempo es muy difícil, yo por me lo tomo con calma, que si me agobio, dejará de ser divertido. Muchas gracias Telva, un beso

  • Florencia Olmos

    Me ha encantado este post! Yo soy súper negada para esto jeje pero he leído toda la información que has dado y me he entusiasmado aunque seguro saldrá un churro ojalá pudiese hacer el gorrito conejito para mi bebé… Te seguiré leyendo para intentar aprender un abrazo enorme

    • Lalio Post

      Por lo del churro no te preocupes, a mí me han salido muchos y he tenido que deshacer labores enteras más de una vez … lo importante es no quedarse con las ganas de intentarlo. Gracias por pasarte a leer y comentar. Un abrazo

  • Cuca

    Soy una negada para este tipo de labores. ME encantaría aprender para hacerle cosas a mis niñas. En la comunidad globera se encuentra de todo ¡Besos mil!

  • Mama Arrullo

    Me encantan las labores con crochet, aunque reconozco que lo he intentado y no he pasado más allá de hacer cestos. Reconozco que soy más de Punto de Cruz. Pero igual algún día me animo a probar con tus consejos!

  • Ana

    ¡Hola! El crochet es una tarea que tengo pendiente Nunca me animo, mi suegra es una avanzada….igual la pido ayuda. Mi abuela materna era una profesional de la costura y yo no pasé de la bufanda a dos agujas

Comenta tus impresiones, son importantes para nosotros y siempre serán bienvenidos

A %d blogueros les gusta esto: