Lalio Post

Aprendiendo a ser padres. No juzgamos ni criticamos, sólo compartimos

Imagina

JugandoSombras
Jugando con las sombras.

¿Quién no ha soñado alguna vez con poder volar, llegar hasta el cielo y alcanzar la luna? ¿O ser el capitán de un barco pirata y surcar los mares? ¿O hablar con los animales? La imaginación es una pieza fundamental del puzzle que es la vida y, sin esa pieza la vida está incompleta.

La imaginación, además, es preámbulo de la realización de una actividad en lo terrenal. ¿Cómo se podría crecer profesionalmente y personalmente sin imaginar, sin planear en tu mente lo que pudieras llevar a cabo y qué posibilidades se ofrecen?

La mente de un niño o niña se llena de estímulos diariamente, que son el detonante de una corriente eléctrica que circula por el cerebro creando recuerdos, grabando imágenes y sonidos, almacenando olores y sabores, etc. Todo ello construye y desarrolla la capacidad de imaginar de las personas y, en definitiva, marca el devenir de lo que acontecerá después. Por tanto, la imaginación es necesaria enriqueciendo el aprendizaje y la habilidad de resolver situaciones más o menos complejas que vayan surgiendo.

Pero la imaginación también conlleva responsabilidad y entendimiento, ya que no todo lo que se imagina se puede realizar, ya sea por las consecuencias negativas o por la imposibilidad real de llevarlo a cabo.

Desde mi punto de vista la imaginación es algo que debería fomentarse durante la infancia con los límites adecuados. Y este es un ejercicio que tiene que hacerse mayormente en casa. No siempre es sencillo, pero hay que intentarlo. Los padres deben ser en cierta medida partícipes de las actividades lúdicas de los peques, imaginando junto con ellos la historia, los personajes, el ambiente…dejándose llevar por el niño o niña que llevan dentro. Como padre, disfruto muchísimo inventando aquí y allá “tonterías” para mi hijo y viéndolo sonreir. Y pienso que si sonríe es porque está disfrutando. Y si está disfrutando, algún bien hará en su mente. Algún bonito recuerdo o sensación le quedará.

Apelo pues a rasgarse las vestiduras de adulto serio de vez en cuando, ponerse el parche en el ojo, agarrar el timón y navegar junto a tu peque hacia la luna mientras intercambias unos chistes con el loro que llevas posado en el hombro derecho. Disfruta y deja disfrutar, que los problemas que uno tiene de adulto no son responsabilidad de los más pequeños. En definitiva, ellos no decidieron venir a este mundo, así que respétalos y hazlos felices. Se lo merecen.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating / 5. Vote count:

6 comments on “Imagina

    1. Muchísimas gracias! La verdad es que disfruto mucho. Y sí, hay que ponerse en sus zapatos y hacer ese ejercicio de entender a esa pequeñita mente que se está desarrollando.

  1. Lo es, es de verdad un regalo que tristemente muchas veces es dejado a un lado. En el mundo en el que vivimos donde ya tenemos suficientes dosis de realidad, es necesario darse un “break” y llevar a la mente fuera de lo racional por un rato. Un abrazo!!

Comenta tus impresiones, son importantes para nosotros y siempre serán bienvenidos

A %d blogueros les gusta esto: