Lalio Post

Aprendiendo a ser padres. No juzgamos ni criticamos, sólo compartimos

Ropa de Bebé: tempus fugit

El trajecito de la izquierda fue la ropa con el que lo trajimos a casa saliendo del hospital, en la derecha es la talla de ropa que usa actualmente.

Mis padres vinieron a Alemania un par de semanas antes de la fecha estimada en la que nacería el bebé. Llegaron con una maleta extra llena de ropita, mantas y muchas cosas más, todo para el bebé. Aunque todas esas cosas nos fueron de gran ayuda, tengo especialmente muy presente la ropa porque era de distintos tamaños. Para organizarme mejor, separé la ropa de la talla de recién nacido y la guardé junto con las cosas que iba a necesitar en ese momento. La “ropa grande” la doblé y guardé aparte pensando que faltaba mucho tiempo para ponérsela a mi hijo. Y en un principio así fue, como mi bebé nació pequeño (poco menos de 3 kg) la ropa de recién nacido le quedaba grande. Pero a medida que iba pasando el tiempo iba sacando más cosas que le iban quedando. Después guardé la ropa de recién nacido y le empecé a poner la “ropa grande” que me habían traído mis padres. Para cuando mi hijo cumplió 5 meses ya no le quedaba nada y renovamos su guardarropa por completo.

En mayo de 2018 nos mudamos de casa, así que cuando preparamos la mudanza empezamos a empacar la ropa del bebé, pensando en que si había algo ya muy viejo y desgastado, lo íbamos a echar al contenedor de ropa. Al final nos quedamos con todo porque a medida que íbamos sacando gorros, bodys, calcetines, el trajecito con el que lo trajimos a casa, etc., afloraron también los recuerdos y las emociones. El paso del tiempo, tantas cosas vividas en unos pocos meses, mucho aprendizaje, un cambio de vida por completo, pero sobre todo, ver cómo ha ido creciendo y cambiando nuestro bebé.

No pudimos evitar decir -¡Qué rápido creces hijo mío! Nuestro hijo a día de hoy está empezando poco a poco a pedir su espacio y eso significa que el arrullarlo para dormirlo, el besarlo y abrazarlo a placer, el hacerle cosquillas…todo eso irá quedando condicionado por sus propias decisiones y poco a poco irá desvaneciéndose con el paso del tiempo. Es por eso que hay que disfrutar al máximo cada instante que se está junto a un hijo, porque el tiempo no perdona y no hay vuelta atrás, disfrutes o no esos momentos junto a él.

1 comment on “Ropa de Bebé: tempus fugit

Comenta tus impresiones, son importantes para nosotros y siempre serán bienvenidos

A %d blogueros les gusta esto: